5/1/17

“La amor de Charlie Brooks”, de Diego Maquieira



 

Estábamos todas sentadas en el saloncito
en una exhibición privada que hicimos
de mujeres solas, para pasarnos películas
y acabar de una vez con la vida.

Y estábamos, como digo, soltando la lengua.

Cuando Charlie Brooks le dijo a su amiga
Te amo, antes de morir.
Estaba nervioso como si esperara sentir
algún cambio. Charlie probó su última cena
hasta que la aguja atravesó la pared.
Miró hacia arriba y bostezó. Fue un bostezo
largo, profundo. Luego comenzó a largar
suspiros, quizás durante quince segundos.

Podría decir que al concluir de bostezar
Brooks estaba muerto.



en La Tirana, 1983





26/12/16

“Huna hentidad hincompleta”, por Martín Cinzano



 

Sesenta añejos cumpliría hoy Rodrigo Lira
Lira Destemplada Lodligo Lila
De Lira:
en la tina lavada por anita, ela, elle, she, lei
allí se metió he y se fue cortina
sin alharaca muriéndose sus textos del ayer y el anteayer
en consonancia con los tiempos   quién    podrá    saberlo
finales del año ochenta y uno milicos estrenan la hasta hoy
flamante constitución política de esta capitanía general
que nadie sabe por qué chucha se llama así
los mexicanos aventuran que por la mera forma del picante
los chilenos callan
pero nada más empezando el verano se nos va Lira
el día después de la pascua anita lava la tina
o en fin cualquier otra perica ragazza garota mechona de la ponti
se levanta temprano le deja la mesa puesta
según dicen el muchacho estaba medio tocadiscos
y Lihn lo designa como un erudito de la contracultura
y el pop
y el pap
y su madre que no le tenía fe alguna
a ese joven de promesas incumplidas
realmente debió temblar de alivio
a juzgar por un espantoso documental
donde el pobre topo caso clínico y demás gentilezas psiquiátricas
discurre de lo lindo a favor del sistema:
para eso mejor ver repetidamente y con morbosidad
las escenas de cuánto vale el show
yolanda montecinos dios la tendrá en su santa gloria
le dispara un par de lucas al delirante Otelo patillas de chuleta
y pastillas varias a altas horas de la noche en la villa los presidentes
en su sangre y su sudor:
dicen que hasta don Nicanor se apareció por el velorio
pero la chicha de Rodrigo era más impura
en ella fueron hallados más poemas a favor del sistema más
testos fuera de contesto
escritos por un siniestro manipulador del lenguaje que por cierto
no guardaría el religioso silencio tópico tan típico del suicida
si no, lean su mejor poemaanuncio
ahí se escuchó clarito cuando el loco dijo
ya me voy
ya mejor me mando cambiar deste conjunto de fenómenos
donde caminé y caminé como
huna      hentidad     hincompleta
en la más turbadora hextensión
de la hexpresión


26 de diciembre de 2009





15/12/16

La bruma en que habita la noche, por Octavio Gallardo





Todo está quieto,
reposa el mundo natural.
O. Paz


Camino solo y abrumado,
(la bruma naranja en que habita la noche cuando arde).

Mírenme palpar las piedras del sendero con mis dos orejas,
que a estas alturas son anillos que se espuman como la marea
que nunca he visto. Véanme que abrazo las piedras como un
enamorado. Véanme que pretendo reiterarlas en mí mismo hasta
el fin de la materia.

Flameo en cada piedra que hay entre los ríos y los suelos
ateridos. Son ellas un segundo apenas, una fracción del tiempo
en que se reúnen los primeros pájaros y la luna, / en que se
reúnen las hojas y la lluvia.



en Especies en cautiverio, 2010






6/12/16

El sueño (poema Inuit Iglulik)





Anoche soñé contigo.
Soñé que caminaba sobre los guijarros de la playa
y yo caminaba contigo.
Anoche soñé contigo,
y como si estuviera despierto
soñé que te seguía.
Deseada como a una joven foca
cuando se zambulle al sentirse perseguida.
Así fuiste deseada por mí
al soñar contigo.



En He llegado al centro de la tierra. Poesía de los indios de los Estados Unidos y Canadá
(Selección y traducción de Elisa Ramírez Castañeda), 2013

Tomado de Poèmes esquimaux, Paul Émile Victor, 1951








1/12/16

Así como casi como o cual, por G0 Editores



Versión interpretativa libre de la canción de Bob Dylan Like a Rolling Stone
(Tandem G0 Ediciones)


Había una vez, hace no mucho tiempo en un país no muy lejano, una princesa que finamente vestía. En su mejor momento arrojaba limosna a los vagos (acaso). La gente le advertía: "Cuidado, muñeca, si sigues así has de caer". Ella pensaba que solo eran bromas envidiosas. Reía despreocupadamente de los que andaban por ahí; reía de esto, reía de aquello.

Ahora ya no ríe fuerte ni actúa tan orgullosamente cuando le toca escamotear su próxima comida. Estudió en las mejores escuelas, aislada, aunque ahí sólo le exprimieron jugosos pagos. Nadie le enseñó a vivir en la calle, aunque ahora tendrá que acostumbrarse.

Dijo que nunca trataría con el vago misterioso. Sin embargo, entendió que esto es serio cuando, al mirar fijamente el fondo vacío de sus ojos, él dijo: "¿Quieres hacer un trato?". La princesa no notaba los esfuerzos de malabaristas y payasos haciendo trucos para ella. Tampoco entendía que no es correcto dejar que otros la entretengan. Cabalgaba un caballo de cromo con ese diplomático que llevaba un gato siamés al hombro. Le fue duro descubrir la falsedad del tipo, no era lo real, luego de robarle todo, llevándose hasta lo último que pudo.

La princesa en su torre bebía, reía… intercambiaba lindos regalos con linda gente pensando que todo estaba asegurado. Ahora lo mejor que puede hacer es empeñar su anillo de diamantes. Reía de los locos harapientos que se creen Napoleón, de sus discursos balbuceantes. Ahora ese destino la llama y no le es posible negarse. Cuando no se tiene nada, no hay nada que perder. Ella se ha vuelto invisible, no le quedan secretos que ocultar. La princesa, tal vez llamada América o Libertad, ya no ríe fuerte, ni actúa tan orgullosamente. ¿Cómo se sentirá sola, sin hogar, ignorada, perdida, cuesta abajo en la rodada, sin rumbo, como una veleta, como una piedra rodante, una perdida, una rolinga vagabunda?




Diciembre, 2016




Like a Rolling Stone

Bob Dylan

1965. Highway 61 Revisited.


Once upon a time you dressed so fine / Threw the bums a dime in your prime, didn't you? / People call say 'beware doll, you're bound to fall' / You thought they were all kidding you / You used to laugh about / Everybody that was hanging out / Now you don't talk so loud / Now you don't seem so proud / About having to be scrounging your next meal / How does it feel, how does it feel? / To be without a home / Like a complete unknown, like a rolling stone / Ahh you've gone to the finest schools, alright Miss Lonely / But you know you only used to get juiced in it / Nobody's ever taught you how to live out on the street / And now you're gonna have to get used to it / You say you never compromise / With the mystery tramp, but now you realize / He's not selling any alibis / As you stare into the vacuum of his eyes / And say do you want to make a deal? / How does it feel, how does it feel? / To be on your own, with no direction home / A complete unknown, like a rolling stone / Ah you never turned around to see the frowns / On the jugglers and the clowns when they all did tricks for you / You never understood that it ain't no good / You shouldn't let other people get your kicks for you / You used to ride on a chrome horse with your diplomat / Who carried on his shoulder a Siamese cat / Ain't it hard when you discovered that / He really wasn't where it's at / After he took from you everything he could steal / How does it feel, how does it feel? / To have on your own, with no direction home / Like a complete unknown, like a rolling stone / Ahh princess on a steeple and all the pretty people / They're all drinking, thinking that they've got it made / Exchanging all precious gifts / But you better take your diamond ring, you better pawn it babe / You used to be so amused / At Napoleon in rags and the language that he used / Go to him he calls you, you can't refuse / When you ain't got nothing, you got nothing to lose / You're invisible no, you've got no secrets to conceal / How does it feel, ah how does it feel? / To be on your own, with no direction home / Like a complete unknown, like a rolling stone






22/11/16

Último poema, por Robert Desnos*






Tanto soñé contigo,
Caminé tanto, hablé tanto,
Tanto amé tu sombra,
Que ya nada me queda de ti.
Sólo me queda ser la sombra entre las sombras
ser cien veces más sombra que la sombra
ser la sombra que retornará y retornará siempre
en tu vida llena de sol.


en Antología dela Poesía Surrealista, 1961



* Este es considerado, convencionalmente, el último poema escrito por Desnos. Se lo encontró sobre su cadáver; está dedicado a su mujer Youki, y retoma la temática, forma y tono de A la misteriosa.







14/11/16

Leímos sin los Ojos las Palabras…, por Andrés Morales




LEÍMOS SIN LOS OJOS LAS PALABRAS. OÍMOS DE LOS DONES Y LA GRACIA. PENSAMOS Y ESCRIBIMOS DESDICHADOS:


La mañana torpe saliendo de la muerte,
el dolor de vientre, de caderas, de rencores,
aquel golpe en mi boca de un loco que aún resiento,
la estafa del amor doscientas veces.
Una noche desgarrada solamente,
las últimas palabras de mi padre;
el odio que recibo en ciertas cartas,
el pútrido aroma de estar solo.
Un papel abierto sin un verso,
la pobreza de las almas como enfermas,
ese yo terrible -inmenso- que tenemos
y no cesamos nunca de excusar.

en Escenas del derrumbe de Occidente
(Descontexto Editores), 2014



8/11/16

Las formas del amor, por George Oppen






Estacionados en el campo
Toda la noche
Tantos años atrás,
Vimos
Un lago junto a nosotros
Cuando salió la luna.
Recuerdo

Que dejamos
El viejo auto. Nos recuerdo
De pie en la blanca
Hierba. A tientas
Descendimos juntos
Por la ladera en la brillante
Increíble luz

Comenzando a preguntarnos
Si acaso se trataba de un lago
O de niebla
Que veíamos, nuestras cabezas
Zumbando bajo las estrellas caminamos
Hasta donde debimos mojarnos los pies
De haber habido agua



en This in Which, 1965

Traducción de Kurt Folch